La FedEx Cup, la última gran apuesta de un año inolvidable

El 20 de septiembre, Fabián Gómez concluyó la mejor temporada golfística de su vida al haber llegado hasta la penúltima etapa de la FedEx Cup. El BMW Championship, que se jugó en el Conway Farms GC, Lake Forest, le puso un freno al verse imposibilitado de quedar entre los 30 mejores que avanzaron hasta la cita final en Atlanta, the Tour Championship.

El chaqueño había arrancado la FedEx en el 58° puesto, que le garantizaba el pase directo al segundo torneo. Sin embargo, más allá de esa tranquilidad, extremó esfuerzos y en The Barclays pasó el corte justo en el límite, con dos vueltas de 71 y un total de +2. El sábado logró un score bajo par (69, -1) y no pudo tener un buen cierre, ya que firmó 78 (+8) el último día.

Luego llegó el turno del Deutsche Bank Championship, en el TPC Boston, que mostró a Fabián en su faceta más heroica, si se quiere, por su capacidad de recuperación en momentos cruciales. Un mal arranque de 76 golpes (+5) lo había comprometido en pos de superar el corte, pero una segunda jornada de 69 (-2) lo metió dentro de los clasificados para las dos últimas vueltas. El domingo quedó nuevamente condicionado con la tarjeta de 73 (+2), pero ya no pensando en el torneo, sino directamente en su continuidad en la FedEx Cup. Sin embargo, en el lunes en que se festejó el Día del Trabajador en los Estados Unidos, jugó como el campeón que fue en Memphis en junio pasado. Los 64 golpes (-7) no solo lo hicieron ascender 38 posiciones (terminó 33°), sino que además se garantizó un lugar entre los mejores 70 de la serie final, ya que quedó en el 62° lugar pensando en la tercera cita. Fueron siete birdies y ningún error, en un día en que ratificó su jerarquía de miembro del PGA Tour.

En el BMW se encontró con un desafío de altísima exigencia: debía finalizar 3° para obtener el ticket para Atlanta. Más allá de que no tenía la presión de un corte clasificatorio, ya que participaron 70 jugadores, Fabián nunca pudo encontrar el ritmo ni se pudo embalar como en el certamen anterior. Si bien concretó scores siempre bajo par o en el par de la cancha (70-68-71-69), no le alcanzó para entreverarse en los primeros puestos y se despidió de la FedEx con un 39° lugar. Solo le faltó un paso para garantizarse la participación en todos los Majors en 2016, pero la temporada le dejó un crecimiento invalorable como golfista y le abrió grandes perspectivas para los dos próximos años. El Masters lo espera, entre muchos otros retos.