Tres escalas con la mira puesta en el US Open

Tres escalas con la mira puesta en el US Open

Seguir la ruta de los Majors, de eso se trata. Fabián Gómez dijo presente en el Masters y ahora apunta directo a la participación en el US Open, que se disputará en el Oakmont Country Club de Pennsylvania del 16 al 19 de junio. ¿Qué tiene que suceder para entrar en la segunda gran cita del año? Básicamente, quedar entre los primeros 60 del ranking mundial al 13 de junio. El chaqueño ocupa actualmente el 62° lugar del escalafón mundial y necesita al menos una actuación sólida en alguno de los tres torneos que tiene por delante. Su primera posibilidad llegará en el Dean Deluca Invitational, que arrancará este jueves en el Colonial CC de Fort Worth, Texas.  Después vendrá el turno del Memorial –fue invitado gracias a su consagración en el Sony Open de Hawaii- y el St. Jude Classic, en Memphis, donde consiguió el primero de sus dos títulos en el PGA Tour. Pero la idea, lógicamente, es garantizarse un lugar lo antes posible para focalizarse en el gran objetivo.

El chaqueño viene de una experiencia fuerte en The Players, certamen que jugó por primera vez y donde superó el corte luego de ​una gran reacción en la vuelta del viernes, en la que firmó 69 (-3). Después, como al resto del field, le tocó atravesar un sábado durísimo por las condiciones climáticas y no pudo cerrar al domingo con un buen score. Pero pensando en 2017, ya le quedó el registro de un certamen de lujo, en donde solo hay lugar para los mejores. A su regreso al país, su actividad no cesó: el miércoles 18 de mayo fue el animador del torneo a beneficio Pequeño Hogar Exaltación, que se realizó en La Orquídea y en donde se recaudaron 105.760 pesos, con la colaboración de José Cóceres y Emiliano Grillo. Además, acompañó a los aficionados en Pilar Golf Club para la gran final del Mercedes Trophy y conoció La Bombonera, un sueño cumplido al margen del golf. No pudo haber sido mejor su visita al templo azul y oro: Boca le ganó por penales a Nacional de Montevideo y se clasificó para las semifinales de la Copa Libertadores. ¿El premio adicional? El contacto cara a cara con el ídolo del club y fanático golfista aficionado, Carlos Tevez.